lunes, 9 de noviembre de 2009

Una larga noche

Lo de anoche fue la razón por la que inicié este blog. Y es que nunca me había sentido así.

Hace aproximadamente cuatro meses que habitamos en nuestra actual vivienda. No se si somos muy receptivos o si es casualidad, pero ambos hemos experimentado diferentes experiencias paranormales desde hace muchos años, en cualquier lugar en donde hemos vivido, siempre hemos visto, escuchado o sentido algo extraño. Aún así, no deja de extrañarnos lo que sucedió anoche.

Anoche, mi esposo y yo decidimos ver una película antes de dormirnos, aun siendo domingo y estando conscientes de que teníamos que levantarnos temprano para trabajar. La película terminó aproximadamente a las 12 de la noche, entonces ya cansados y con mucho sueño, apagamos la televisión y nos acomodamos para dormir. Extrañamente nuestra perra estaba muy inquieta, llorando. Ella duerme en nuestro cuarto y no suele hacer escándalo a la hora de dormir.

Estaba apenas quedándome dormida, en ese estado de somnolencia e inconsciencia a medias, cuando sentí vértigo y desperté de golpe. No era como esas veces que sientes que te caes, era una sensación mucho mas fuerte y mas angustiante. Me acomodé de otra manera e intenté volver a dormir: sucedió lo mismo. La tercera vez desperté de una manera mas abrupta y mi esposo me preguntó si me encontraba bien. Le dije que me sentía angustiada y con miedo, con vértigo... como si estuviera colgada amarrada de los pies cabeza abajo.  Me dijo que se sentía exactamente igual.

Esta angustia duró toda la noche, pero no solo eso sino que también estuve despertando muy seguido por que escuchaba como si alguien corriera desde el cuarto de mi hijo hasta a un lado de mi, pero al despertar me daba cuenta de que no había nadie y el niño seguía plácidamente dormido. Es cierto que las paredes son delgadas, podría haber sido ruido de las casas vecinas. Pero casi al amanecer escuche claramente unas pisadas en mi casa, escuché que intentaron abrir la puerta del baño, como si intentaran dar vuelta a la manija y como si no hubiesen podido hacerlo, luego escuche las mismas pisadas que se retiraron.

Salimos a trabajar el día de hoy pero con esa sensación de angustia todavía presente, pensando que tal vez se trataba de un mal presentimiento llamamos a nuestros familiares y todos se encuentran bien. Entonces ¿que fue lo que provocó el miedo y angustia de anoche? ¿debo preocuparme por mi familia?

2 comentarios:

espacioenrenta dijo...

Weya... obviamente te creo. Pero neta, qué chingados tendremos que nos pasan cosas así?
¿por qué? ¿por qué?

alexacrow dijo...

No se... pero ahora si estuvo denso.