martes, 28 de septiembre de 2010

El Fantasma de la construcción

A principios de los años 90's, una de mis tías compró una casa en San Luis Potosí.

Esa casa perteneció solamente a otra persona antes de ser adquirida por mi tía. Era un doctor y su familia. No supimos por que decidió vender la casa, estando tan bien ubicada y siendo tan amplia, hasta que coincidimos en que en esa casa había algo extraño.

Dado que mi tía y su familia viven en Estados  Unidos, la casa permanece sola durante la mayor parte del año, solamente es utilizada cuando ella viene de vacaciones.

Pero también nos presta su casa para hacer fiestas y reuniones, pues es una casa muy grande. En una ocasión, mi mamá le pidió la casa a mi tía durante unos meses para poner sus oficinas de manera temporal ahí, en lo que encontraban otro lugar.

Fue así como me di cuenta de que algo ocurría en esa casa. Si nos quedabamos hasta tarde, escuchabamos conversaciones en los demás cuartos de la casa. Escuchabamos que las impresoras y las maquinas de escribir se movían. En una ocasión incluso las computadoras se encendieron solas. TODAS.

Nos escondían las cosas y se perdían muchas otras. Dice mi mamá que muchas veces llegó temprano solo para darse cuenta de que todas las sillas estaban amontonadas en un rincón. Los vecinos decían que se escuchaba como arrastraban las sillas por toda la casa.

Luego de que mi mamá mudó su oficina a otro lugar, y la casa volvió a quedar vacía, nos topamos al anterior dueño de la casa y le prguntamos sobre los extraños sucesos. Nos contó que cuando la casa estaba siendo construida, los albañiles se pusieron borrachos y uno de ellos se cayó desde la azotea, no solo fue el golpe lo que lo mató, sino que además cayó encima de unas varillas y se desangró hasta morir.

Nos dijo que los mismos albañiles eran acosados por el fantasma del compañero que había fallecido, hasta que terminaron la obra. Luego, durante todo el tiempo que el y su familia vivieron ahi, experimentaron sucesos extraños que los obligaron a buscar otro lugar donde vivir.

No hay comentarios: